Entrevistas y Notas en la WEB

Entrevista Diario el Pais 26/3/2017


Síndrome de Estrés Postraumatico

2 de septiembre de 2013 a la(s) 8:53

Primero que nada voy a resaltar que este es el Síndrome que presentan la mayoría de las personas que padecen MOBBING Acoso psicológico en el trabajo, ya sea en forma leve o intensa, por eso no hay que confundir este síndrome ni con estrés, ni con Síndrome del Quemado, o Depresión o Fobia, que son justamente lo que suelen diagnosticar los psiquiatras a las victimas de Mobbing.

El trastorno por estrés postraumático (TEPT) puede presentarse luego de experimentar un evento traumático, el cual se define como algo que vemos, escuchamos o vivimos y que se asocia con sentimientos de horror y desesperanza.

Por ejemplo:

  • Exposición a una guerra;
  • Abuso infantil, ya sea sexual , físico o psicológico
  • Ataque terrorista;
  • Violación o abuso físico;
  • Violencia Psicológica
  • Accidentes graves, tales como un accidente de tránsito;
  • Desastres naturales, como por ejemplo un incendio, tornado, huracán, inundación o sismo.

Durante un evento traumático, sentimos que está en peligro nuestra vida o incluso la de los demás, y es posible sentir miedo o tener la sensación de que no podemos controlar lo que está sucediendo a nuestro alrededor. La mayoría de nosotros ha experimentado reacciones asociadas con el estrés con posterioridad a un evento traumático. Sin embargo, no todas las personas que atraviesan este tipo de eventos desarrollan el TEPT.

A veces aparece enseguida, otras tarda 6 meses en aparecer los primeros síntomas, cuanto mas demora en aparecer es mas difícil el diagnóstico y la recuperación.

Si sus reacciones posteriores al evento no desaparecen con el tiempo y perjudican su vida, es posible que esté experimentando un trastorno por estrés postraumático, cronificado.

Las posibilidades de desarrollar este tipo de trastorno dependen de muchos factores:

  • La intensidad o duración del trauma;
  • Si resultó herido o perdió a alguien importante en su vida;
  • La proximidad con el evento;
  • La intensidad de su reacción;
  • El grado de control que usted sintió sobre lo sucedido;
  • El grado de ayuda y apoyo que recibió con posterioridad al evento.
  • Los recursos Internos
  • Vivencias anteriores traumaticas sin resolver

Si los síntomas se prolongan durante más de 4 semanas y le provocan una gran angustia o interfieren con su vida laboral o personal, es posible que padezca un trastorno por estrés postraumático.

Existen cuatro clases de síntomas del trastorno por estrés postraumático

  1. Revivir el evento (también llamado síntomas de reexperimentación).
    Usted puede tener malos recuerdos o pesadillas, incluso puede sentir que el evento vuelve a ocurrir. Esto se conoce como una escena retrospectiva.
  2. Evitar situaciones que le recuerdan el evento
    Usted puede tratar de evitar situaciones o personas que desencadenan sus recuerdos del evento traumático, quizás hasta evite hablar o pensar sobre dicha situación.En los casos de Mobbing la persona termina evitando ir o pasar por el lugar de trabajo lo que se confunde con fobia.
  3. Sensación de indiferencia
    Tal vez le resulte difícil expresar sus sentimientos o puede no estar interesado en las actividades que antes disfrutaba. Esta es otra manera de evitar los recuerdos.Que se confunde con depresión.
  4. Sensación de excitación (también llamada hiperactivación)
    Usted puede estar nervioso o siempre alerta y a la defensiva en caso de peligro. Esto se conoce como hiperactivación.Estado de Hipervigilancia que agota emocionalmente que se confunde con Estrés o Síndrome del quemado.

Las personas con trastorno por estrés postraumático también pueden tener otros problemas, que abarcan:

  • Sentimientos de desesperanza, verguenza o desesperación;
  • Depresión o ansiedad;
  • Alcoholismo o drogadicción
  • Síntomas físicos o dolor crónico;
  • Problemas laborales;
  • Problemas de pareja, incluido el divorcio.

En muchos casos, los tratamientos para el TEPT también ayudarán con estos otros problemas, ya que a menudo están relacionados. Las habilidades para manejar la situación que se aprenden en el tratamiento pueden aplicarse tanto al TEPT como a los problemas relacionados con dicho trastorno.

La evolución del cuadro es distinto para cada persona porque va a depender de multiples factores personales y de la contención o no del entorno.
El Tratamiento debe combinar Psicoterapia, EMDR y Farmacos si son inevitables pero solo por un tiempo
IMPORTANTE: Por lo general, se debe evitar el uso de benzodiazepinas y antipsicóticos atípicos para el tratamiento del trastorno por estrés postraumático ya que no tratan la esencia de los síntomas de TEPT.

Es muy importante que los medicos y principalmente Psiquiatras y Psicólogos a los que les llegan pacientes con estos síntomas investiguen si estan sufriendo Mobbing para lograr un diagnóstico diferencial correcto.Psc Silvana Giachero
svgiachero@hotmail.com

 

 Tambien puedes comentar en:

 

 

 

 

Bullying: rendimiento escolar cae en hostigador y en víctima

20.08.2013 | 13.29
 
Una investigación realizada por la Facultad de Psicología de la Universidad Católica determinó que quienes ejercer bullying tienen menor rendimiento escolar y repiten el doble que el resto de sus compañeros. De acuerdo al estudio el 15% de los adolescentes ejercen este tipo de hostigamiento principalmente en primer año de secundaria. La psicóloga Silvina Giachero, especialista en bullying y mobbing, dijo a El Espectador que el rendimiento escolar recae tanto en el hostigador como en la víctima y en el caso de ésta última existen altos índices de deserción a causa de esta problemática.

Bullying: rendimiento escolar cae en hostigador y en víctima

El bullying u hostigamiento escolar se trata de una forma de ejercer violencia mediante agresiones verbales, físicas o sociales. De acuerdo a una de las definiciones más aceptadas “un estudiante es hostigado o victimizado cuando él o ella es expuesto, repetidamente y durante largo tiempo a acciones negativas de otro u otros estudiantes”.

Una reciente investigación realizada en la Facultad de Psicología de la Universidad Católica denominada “Hostigamiento en centros educativos”, de la cual da cuenta este martes el diario El Observador, reveló que el bullying incide directamente en el rendimiento escolar ya que quienes ejercen el bullying tienen un rendimiento inferior y, por ejemplo, repiten el doble que el resto de los alumnos.

Esta investigación comenzó en la Facultad de Psicología hace 10 años, han seguido distintas líneas y actualmente se están centrando en lo que tiene que ver con el ciberbullying.

Para llegar a estos resultados durante el trabajo de campo se recorrieron 10 centros de Secundaria y UTU públicos y privados de Uruguay.

De acuerdo a esta investigación un 15% de los estudiantes de ciclo básico participan del bullying. Este tipo de comportamientos comienza a manifestarse en cuarto año de Primaria y continúa agravándose hasta primer año de Secundaria, o sea, que se acentúa en la etapa de la adolescencia que resulta tan compleja por sí sola. Después los índices empezarían a descender.

El licenciado en psicología, Gabriel Barg, quien estuvo a cargo de este trabajo, señaló a El Observador que quienes hostigan están acostumbrados a vivir situaciones de maltrato, o sea, son también víctimas de hostigamiento en su entorno más cercano, ya sea abandono emocional, violencia verbal, entre otros puntos.

En cuanto a los perfiles de las víctimas del bullying suelen ser personas más retraídas, que muchas veces no se integran con el grupo mientras que quienes ejercen este tipo de abuso son impulsivos y más extrovertidos.

El rendimiento escolar es inferior en el caso de quienes entran en la dinámica del bullying porque tienen dificultades para concentrarse, para mantener una buena conducta. Pero también las dificultades son para las víctimas de este abuso, principalmente en lo que tiene que ver con la deserción.

En este sentido, El Espectador habló con la psicóloga Silvana Giachero, experta en este tema, quien presidió el Primer Congreso Internacional de Bullying y Mobbying que se realizó en el mes de mayo en Uruguay. Giachero explicaba cómo afecta a quienes son hostigados.

“Por un lado, lo que genera intimidación escolar es que el chico se entra a replegar en sí mismo. No solamente se lo empieza a aislar desde el afuera, sino que él también se empieza a encerrar al punto de querer pasar desapercibido para no ser más blanco de violencia. Al mismo tiempo, el estar en este permanente estado de alerta y de tensión que nosotros denominamos el síndrome de estrés postraumático genera de que el chico está como todo el tiempo pensando en lo que le van a hacer o en lo que le hicieron. Eso hace que afecte la atención el niño, ya no atiende de la misma manera. Llega un momento que no solamente no rinden a nivel intelectual, sino que ya empiezan a desarrollar todo un rechazo al sistema educativo, al punto que empiezan a sentirse mal y no quieren ir al colegio o no quieren ir al liceo por todo lo que implica el ir porque saben que van a ser maltratados”, indicó Giachero.

Giachero contó cuáles son las áreas de aprendizaje que resultan más complejas cuando hay de por medio un caso de bullying.

“Fue aceptada en área de la concentración y de la atención dificultando el aprendizaje. En la investigación que se hizo en el año 2009 en el exterior muestra claramente que el área que más se afecta es la que tiene que ver con todas las asignaturas relacionadas a las áreas sociales y de lenguaje. No de la matemática porque justamente la intimidación escolar afecta los vínculos. Al aceptar los vínculos, así como el autoestima también, las áreas en donde más el chico empieza a rendir menos son todas las vinculadas al lenguaje”, señaló Giachero.

Otro de los puntos mencionados por la investigación es el Ciberbullying, el acoso mediante las redes sociales que viene en aumento y que rápidamente se hace viral en la red. El problema con esto además es que perpetúa ese hostigamiento ya que los jóvenes salen de la institución educativa, prenden la computadora, se conectan y el acoso continúa.

El tema aún está invisibilizado, según Giachero, porque se lo naturaliza y se genera un pacto de silencio y muchas veces se ataca el problema de forma tardía. En el Congreso de Bullying a raíz de una investigación de la Universidad de Montevideo se conoció un dato interesante: que el 70% del bullying ocurre en el aula y el otro 30% se divide en los pasillos, el recreo y el baño. A diferencia de lo que se puede pensar, la mayoría ocurre a la vista de los adultos.

Hay liceos que vienen tratando este tema hace algunos años. Otros lo han incorporado en el último tiempo. A veces aparece por pedidos de los padres, otras veces por los docentes y en algunos casos son los propios alumnos quienes manifiestan la necesidad de poner el tema sobre la mesa. Es el caso de lo que está ocurriendo en el liceo nº 55 porque el año pasado, a raíz de un suicidio de una joven de 16 años, algunos alumnos de segundo año de liceo que sufrían bullying abrieron un grupo en Facebook denominado “Adolescentes contra el bullying”, sitio que ya tiene 2000 seguidores y comenzaron a hablar sobre el tema en la clase, instalando instancias de reflexión junto a los profesores.

Por su parte, el profesor Rodolfo Schultze contó a El Espectador que vienen trabajando el tema en horario fuera de clase. Se reúnen todas las semanas y acuden aquellos, sin importar la edad, que sienten que están siendo hostigados dentro de la institución educativa.

EL PAIS – EL EMPRESARIO

RECOMENDADO

El mobbing encuentra campo fértil

26 julio 2013 | 10:59

Crecimiento de la competencia y afán por ser más productivos impulsan a los acosadores.

Aislamiento. El acoso laboral puede desencadenar en suicidios.

Como un cuentagotas, un compañero o varios hostigan a otro todos y cada uno de los días de trabajo. Le generan estrés, inseguridad, baja autoestima, su rendimiento cae y comienzan los problemas familiares; en casos extremos pueden llevarlo el suicidio.

El acoso moral laboral (o mobbing) es tan viejo como el propio trabajo, pero el panorama actual en el que la productividad y la competencia crecen, el tema toma protagonismo.

Bajo esta premisa se lanzó el manual «Acoso moral laboral. Una amenaza silenciosa de la sociedad actual» (en todas las librerías a $ 280 o en Psicolibros, Mercedes 1673 y Magallanes). Es una guía para clarificar el problema, especificar los tipos y cómo afectan a personas, empresas y la sociedad.

La publicación define al término como «una violencia insidiosa hecha de comportamientos, palabras, gestos y actitudes que tienden a desestabilizar a los asalariados o grupos de asalariados, con ataques en clave íntima». Quienes la generan poseen características narcisistas o perversas y cada vez se ven con mayor frecuencia.

«El hostigador laboral es también tratado por los grandes investigadores a nivel mundial como un asesino serial, si bien él no es quien directamente asesina, sino que hace que la persona se suicide y, además, cuando termina con uno sigue con otro, especializándose en cada nuevo ataque», aseguran los autores del manual, Marie-France Hirigoyen, Silvana Giachero, David González-Trijueque, Sabino Delgado y Ana María Veliz.

Existen empresas más vulnerables a tener empleados acosadores y acosados, como las de estructuras rígidas, con altos niveles de competitividad, falta de políticas de gestión humana o malas prácticas, como cargos cuyas funciones no están bien definidas. Algunos factores pueden desencadenar el problema, como las fusiones.

Los tipos de mobbing más comunes son los horizontales, es decir, entre empleados del mismo nivel jerárquico. Puede existir también el acoso vertical descendente, que se caracteriza por un abuso de poder; el mixto y, por último, el vertical ascendente, que es el menos habitual pero se da, por ejemplo, cuando alguien de afuera entra a un cargo jerárquico superior.

Según datos extraoficiales recabados por los autores del libro, en las empresas estatales uruguayas hay un 60% de personas que son o han sido hostigadas psicológicamente y que en el último año han ascendido las denuncias alarmantemente, superando las de acoso laboral y las de discriminación.

La persona afectada debe dirigirse ante el Inspector General del Trabajo y Seguridad Social, por escrito. Las sanciones, amonestaciones o multas económicas van de 100 a 150 jornales por trabajador involucrado.

 

Mobbing: La comunicación perversa del acosador con sus victimas

A continuación se detallan las características más relevantes de la comunicación que establece el acosador laboral o perverso narcisista con sus víctimas:

1º.- Rechazar la Comunicación Directa.

El perverso no practica la comunicación directa, porque “con los objetos no se habla“. El perverso no nombra nada, pero lo insinúa todo. La víctima intenta comprender y se pregunta: ¿qué le habré hecho?.  El agresor niega la existencia del reproche y del conflicto. La víctima se ve paralizada (¿como defenderse de algo que no existe?).

Negarse a discutir es lo que perpetra el conflicto.  Rechazar el diálogo es una hábil manera de agravar el conflicto haciéndolo recaer en el otro.

2º.- Deformar el lenguaje.

Pueden utilizar una voz fría y monocorde, sin tonalidad afectiva. Las palabras dejan de tener importancia para dárselo al tono. El perverso no suele alzar la voz, deja que el otro se irrite solo. !eres un histérico que no deja de gritar!.

El mensaje es vago e impreciso y genera confusión., !yo nunca he dicho eso!. Es capaz de sostener varios discursos contradictorios a la vez. No termina las frases.

 No entiendo lo que quieres decir!.

– pues piensa!.

La respuesta es agresiva, sin embargo el tono es  sosegado. Puede utilizar un lenguaje técnico, abstracto, excesivamene dogmático. El interlocutor teme preguntar por miedo a parecer imbécil.

Otro procedimiento perveso consiste en nombrar las intenciones del otro o en adivinar sus pensamientos ocultos, dando a entender que el agresor conoce mejor que la víctima lo que este piensa.

Corte

3º.- Mentir.

El uso de insinuaciones y silencios, decir sin decir, por ejemplo: “!Las mujeres son temibles!”, Las mujeres que trabajan no cuidan bien a sus hijos!, si el interlocutor protesta se rectifica inmediatamente ” no lo decía por ti!. Hay que ver que susceptible eres!”.

Los perversos y las perversas buscan siempre tener razón y eso es más fácil cuando han conseguido desestabilizar a la víctima y esta contrariamente a su agresor ya no disfruta con la polémica. La mentira solo se vuelve directa en la fase de destrucción. no les importa que cosas son verdad y que cosas son mentira, lo único verdadero es lo que dicen en el instante presente.

4º.- La burla, el sarcasmo y el desprecio.

Los sarcasmos y las observaciones mordaces se toleran como si fueran el precio que hay que pagar por mantener una relación laboral con un compañero especial.

La agresión medio en broma medio en serio se produce de manera disfrazada, sin hacer ruido, mediante alusiones e insinuaciones. Todas las observaciones desagradables producen heridas,  para el agresor es un juego, el palcer de la polémica  de obligar al otro a defenderse.

La persona que recibe este tipo de agresión no reacciona porque tiene tendencia a excusar a su agresor, pero también porque la violencia se instala de una manera insidiosa. Solo cuando se ha convertido en una costumbre es cuando se toma conciencia.

El discurso del perverso narcisista encuentra una audiencia a la que llega a seducir, que es insensible a la humillación y el dolor de la víctima.

Luego las estrategias utilizadas por el agresor para desestabilizar al otro serán:

– Burlarse de sus convicciones, ideas y gustos.

– Dejar de dirigirle la palabra.

– Ridiculizarlo en público.

– Ofenderle delante de los demás.

– Privarlo de la posibilidad de expresarse.

– Hacer broma con sus puntos débiles.

– Hacer alusiones desagradable sin llegar a aclararlas nunca.

– Poner en tela de juicio sus capacidades de juicio y decisión.

5º.- Utilizar la Paradoja.

En la agresión perversa la víctima llega a dudar de sus propios pensamientos y afectos, perdiendo la noción de su propia identidad. No puede pensar.

En el nivel verbal se dice una cosa y en el no verbal se expresa lo contrario. Existe un mensaje explícito y otro sobreentendido. El agresor niega la existencia del segundo, esta es una manera muy eficaz de desestabilizar al otro. Si la víctima trata de aclarar sus dudas, se le tacha de entenderlo todo siempre al revés y de paranoica.

Existe además una distancia enorme entre lo que se dice y el tono de tensión y hostilidad en el que se dice. Este discurso paradójico sume al otro en la perplejidad. Puede llegar a ocurrir que la víctima termine por aprobarlo todo al tiempo que se descalifica a sí misma.

También es característico el desplazamiento de la culpabilidad. Mediante un fenómeno de transferencia, el agresor consigue que la culpa recaiga completamente en la victima. Para esta se produce una introyeción de la culpa.!soy el culpable de todo!, mientras que para el narcisista es al revés, se produce una proyección fuera de sí mismo, arrojando la culpa sobre el otro, !es culpa suya!.

6º.- Descalificar.

Se trata de despojar al otro de todas sus cualidades, decirle y repetirle que no vale nada, hasta que se lo crea.

Primero en el registro de la comunicación no verbal:

– miradas despreciativas.

– suspiros exagerados.

– insinuaciones y alusiones desestabilizadoras.

– observaciones desagradables.

– críticas indirectas ocultas detrás de una broma.

– burlas.

Como son indirectas resulta difícil defenderse. Poco a poco la víctima va integrando que es un desastre y termina por convertirse en un verdadero desastre.

7º.- Divide y venceras.

El arte en el que el perverso narcisista destaca es en el de enfrentar a unas personas con otras, provocando rivalidades y celos. Mediante alusiones que siembran la duda, revelaciones de comentarios de terceras personas, o mentiras que ponen a las personas enfrentadas unas con otras.

Para un perverso el placer supremo consiste en conseguir la destrucción de un individuo por parte de otro. En una empresa esto se traduce en cotilleos, insinuaciones, privilegios que se otorgan a unos empleados y a otros no y preferencias. Se trata también de hacer correr rumores que herirán a la víctima sin que ésta pueda identificar su origen.

8º.- Imponer autoridad

En la lógica del abuso de poder el más fuerte somete al otro. El agresor usa una dialéctica totalizadora, en lugar de decir: ” no me gusta fulano” dirá ” fulano es un idiota”. Con estos discursos los perversos narcisistas atraen a compañeros que no están seguros de sí mismos y que tienden a pensar que los demás saben más que ellos mismos. Los perversos dan mucha seguridad a las personas más frágiles.

Se instaura un proceso de dominación: la víctima se somete y el agresor la subyuga, controla y deforma. Se establece una relación basada en la dependencia que se atribuye a la víctima.

Es importante distinguir entre violencia perversa del abuso de poder y de la tiranía. La tiranía busca obtener el poder mediante la fuerza, el objetivo es dominar, en un perverso sin embargo, la dominación se encuentra solapada, el perverso la niega, estableciéndose no de forma directa sino insidiosa y en ocasiones bajo la máscara de la benevolencia. no es un conflicto declarado.

Texto extraído del libro:” el acoso moral”. El maltrato psicológico en la vida cotidiana. Aut. Marie-France Hirigoyen. edit. Paidós.

Senado aprobó por unanimidad proyecto contra bullying

Los senadores de todos los partidos aprobaron la creación de un protocolo para prevenir el maltrato físico, psicológico y social en los centros educativos de todo el país.

Publicado el: 12 de junio de 2013 a las 09:36

Por: Redacción 180

(Javier Calvelo/adhocFotos)

(Javier Calvelo/adhocFotos)

El proyecto de cuatro artículos, elaborado por el diputado nacionalista Gonzalo Novales, apunta a controlar el bullying -maltrato físico, psicológico y social- en los centros de estudio de niveles Preescolares, de Primaria y de Secundaria. La semana pasada se había aprobado por unanimidad en comisión.

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) será la encargada de crear el protocolo de prevención e intervención que se deberá aplicar.

“Este es un proyecto que no tiene tinte político, tiene una consideración social como padre y como abuelo. Si bien al principio hubo resistencia porque todo el mundo cuida su chacrita, después nos abrieron la puerta. También modificamos cosas para respetar la autonomía de la enseñanza”

Novales dijo que se eligió hacer un protocolo porque si se hacía una ley que previera las situaciones y los remedios el camino era dificilísimo. Por eso se apeló a que las autoridades, que están en conocimiento de las situaciones que se dan todos los días, en seis meses elaboren el procedimiento y la reglamentación de la ley.

 

 

 

5/5/2013

SILVANA GIACHERO

  Es la responsable de organizar el primer Congreso Internacional de Mobbing y Bullying en Uruguay. Como psicóloga investiga estos fenómenos de violencia y acoso en el ámbito laboral y escolar desde 2006, y asegura que el aumento de conductas de este tipo obliga a poner el tema sobre la mesa del debate público y académico. El congreso está estructurado para atender los requerimientos tanto de los profesionales que trabajan con el tema, como de los empresarios, estudiantes y padres interesados. Para cumplir con estas expectativas, el encuentro contará con la presencia de destacados disertantes que llegarán desde distintas partes del mundo a impartir conocimiento e intercambiar experiencias. En Uruguay no hay cifras oficiales del impacto de estos fenómenos en la población. Por esta razón, un punto destacado del evento será la presentación de un informe con datos recientes que realizó la Universidad de Montevideo. Pese a esto, cabe mencionar que la Asociación Contra el Acoso Moral y Laboral ya inició un camino para que se conozca más sobre estas problemáticas y se combatan desde el sector público y privado. El congreso se realizará entre el 8, 9 y 10 de mayo en el Radisson Victoria Plaza Hotel. www.congresomobbingbullying.com

EL PAIS

5/5/2013

Uruguay en cifras rojas de bullying

Un problema que se concentra entre los siete y 14 años.

Una de las formas de violencia en Primaria es el  acoso escolar, también llamado bullying. Esto supone un maltrato psicológico, verbal o físico entre alumnos de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado.

Según explicó a el País la psicóloga Silvana Giachero, Uruguay presenta datos preocupantes en este tema, dado que se ubica como el segundo país con peores cifras a nivel regional.

La profesional dijo que este acoso se da en todas las edades, pero se concentra básicamente “entre los siete y los 14 años”, teniendo además a las mujeres como las principales víctimas.

Giachero señaló que estas conductas tienen consecuencias gravísimas para las víctimas, con daños muy profundos a nivel de la personalidad.

Además, opino que “se ha visto un crecimiento del problema en el último tiempo”.

La psicóloga subrayo que se trata por lo general de un problema “visible”, que ocurre en recreos, en la aulas o en los espacios comunes y critico el hecho de que quienes trabajan en estos ámbitos muchas veces “no lo ven o miran para otro lado”.

En este marco, los días 8, 9 y 10 de mayo se realizara en Montevideo el primer “Congreso Internacional de Mobbing y Bullying”, donde se abordara la temática.

 

 

Estudio Cisneros X

El 60% de los acosadores escolares cometerá un delito antes de los 24

29 de abril de 2013

ROSALINA MORENO

Advierte que los centros están tapando el problema y acentúan la indefensión de la víctima. “La comunidad educativa actúa atribuyendo a la víctima la causa”, denuncia su autora.

“En lugar de detener las conductas de acoso que se producen y sancionar a los autores, son negadas por el centro y empieza una tecnología de persecución de la víctima y de la familia”. Así lo advierte a LA GACETA Araceli Oñate, directora de los informes Cisneros sobre violencia y acoso escolar, cuyo último estudio, realizado a 24.990 alumnos en toda España, recoge que “el 60% de los niños que participan en conductas de acoso cometerá un delito antes de los 24 años”.

  • A este respecto, Oñate expresa que los acosadores habituales llegan al mundo de los adulto como “auténticos depredadores familiares, sociales y laborales”.Si bien el Cisneros X es de 2008 es el trabajo epidemiológico más amplio en Europa, ya que correlaciona daños con conductas de maltrato y permite asegurar estadísticamente por regresión estadística que la violencia social y psicológica multiplica por cuatro el daño en las víctimas.
    El equipo Cisneros, que participará la próxima semana en el primer congreso de mobbing y bulling en el mundo, que se celebrará en Montevideo (Uruguay), explica que “la violencia se ha multiplicado exponencialmente” y “que las Administraciones han aprendido a tapar el problema y a dejar en indefensión a las familias”. “Generalmente la comunidad educativa apoya a estos niños maltratadores”, añade.“La herida invisible, que es el estrés postraumático infantil del acoso escolar, que causa la idea de querer quitarse de en medio en los niños acosados, así como la indefensión la produce precisamente un sistema educativo que ha aprendido que la violencia es una realidad que tiene que tapar y que todos los medios, que debería utilizar para proteger a los niños en las aulas, los pone al servicio de defenderse a sí mismo”, señala Oñate. Además, indica que “los estudios que se han hecho hasta el momento de acoso y violencia escolar son todos institucionales, hechos o por la junta de Andalucía, la consejería catalana, falsean los datos y la realidad”.Esta experta en educación informa de que la comunidad educativa “comienza buscando la causa del acoso y la violencia escolar atribuyendo a la víctima la causa del maltrato que recibe”. Denuncia que lo primero que se haga sea sacar de la clase al niño que ha dicho que se meten con él para hacerle pruebas psicológicas, que, como consecuencia de los que lleva viviendo meses, van a aflorar que es un niño en retirada social o con disminución de autoestima.Oñate destaca también que los casos de acoso escolar a veces “se arrastran a lo largo de hasta cinco años” y que “en la comunidad educativa los conoce todo el mundo, pero callan”.
    Además, avisa que “a las víctimas del acoso escolar se les está aplicando algo, que tacha de “crímenes”. “Uno es aplicar la mediación y poner en posición de igualdad a la víctima con el agresor o los agresores”, dice, al tiempo que aclara que “no podemos confundir un proceso de victimización con una negociación o con un conflicto”.El otro señala que es “la gran cantidad de especialistas que llegan a las aulas a ayudar a las víctimas, cuando lo que de verdad necesita es que no se le señale más y que se detengan las conductas de maltrato y las corten de raíz”.Para Araceli Oñate “la causa de la violencia está claramente en la Logse”. “Está en las reformas educativas pseudopedagógicas que han conseguido eliminar la autoridad del profesorado, en demorar la sanción de unos 20 día a incluso un mes hasta que se reúne la comisión de convivencia, en cargarse la figura de autoridad del profesorado o en el ir hacia una escuela transparente como se vende, en donde las organizaciones municipales, las fundaciones y todo el mundo entra y tiene cabida”, critica.La directora del informe cuenta que generalmente el acoso se comienza con la exclusión y pronto le sigue la primera violencia física, acompañada de múltiples, acusaciones falsas y maltrato social, psicológico y verbal.Preguntada sobre cuáles son las secuelas que les quedan a las víctimas de maltrato afirma que “el estrés postraumático”, y que este “no remite con el transcurso del tiempo, sino que es una herida que deja a un niño alguien totalmente diferente a lo que habría sido si no se hubiera producido, y se convierten en niños que no son capaces de disfrutar, de reír, de ser felices y por eso a veces se tiran por un barranco”. Cabe destacar que en los últimos años más de 10 niños, víctimas de acoso, se han quitado la vida.“Terminan interiorizando que la culpa es suya, que algo habrán hecho, que algo les falta para que no sean aceptados por el grupo, cuando la responsabilidad es 100% de los directores de los centros y de la comunidad educativa”, lamenta esta experta. Otra de las secuelas explica que son los trastornos alimentarios, ya que el acoso les desemboca en casos de bulimia o anorexia.
    Ante tal situación, afirma que “por el momento el Gobierno no ha hecho nada por remediarla y que incluso ha llegado a decir que no ocurre nada”. “Al menos nos hemos reunido y hemos presentado un artículo a la Lomce y una propuesta de reforma al estilo que se hace a los adultos”, apostilla.
    En ellas le exige una evaluación periódica y anual de violencia en las aulas, un protocolo de buen trato y evaluar riesgos psicosociales de los profesores “porque en ocasiones los docentes quemados desencadenan el proceso señalando al niño al que toda la clase ya tiene señalado”.
    Asimismo, explica que precisamente estas peticiones las ejecutó en la Comunidad de Madrid el presidente del Consejo Escolar de Estaco, Francisco López Rupérez, y “dieron como resultado que el acoso escolar se erradica y la violencia se reduce en un 85%”.

Bienvenida al Congreso de  David González Trijueque

26 abril, 2013 a las 4:53pm

PRIDICAM en el I CONGRESO INTERNACIONAL DE MOBBING & BULLYING que tendrá lugar el 8, 9 y 10 de Mayo en Montevideo (Uruguay)

Lo que empezó como una ilusión está cada vez más cerca. En apenas diez días tendrá lugar el I CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE MOBBING Y BULLYING que se celebrará en la ciudad de Montevideo (Uruguay). Sin lugar a duda, ha sido el tesón y la constancia de Silvana Giachero lo que ha permitido la celebración del mismo. Así que, GRACIAS. Ahora solo falta esperar que todo salga tal y como se ha preparado, es decir, excelente. Para los miembros de PRIDICAN, Carlos, Sabino y un servidor, es un verdadero orgullo y placer haber sido invitados a dicho evento y compartir ponencias y experiencias con figuras tan destacadas a nivel internacional como Marie-France Hirigoyen o Iñaki Piñuel. Así que mi más sincero agradecimiento a todos los asistentes y también a todos aquellos que por distintas circusntancias no pueden acudir en persona a dicho evento.

Link: http://riesgospsicosociales.ning.com/forum/topics/pridicam-en-el-i-congreso-internacional-de-mobbing-bullying-que?xg_source=activity

Entrevista a Marie-France Hirigoyen

27.04.2013 09:39

 DESENTRAÑANDO EL ACOSO PSICOLÓGICO

Control de daños

“El acoso moral toca todos los niveles jerárquicos, todos los estratos sociales y culturales”, afirmó la psicóloga francesa Marie France Hirigoyen. En diálogo con Montevideo Portal, la especialista habló sobre este problema y afirmó que ante estas situaciones lo más importante es “no quedarse solo”.

“El acoso moral toca todos los niveles jerárquicos y todos los medios sociales y culturales”, afirma la psicóloga francesa Marie France Hirigoyen, especialista en psiquiatría, psicoanálisis y psicoterapia familiar y autora del libro “El acoso moral”, entre otros tantos vinculados a esta problemática.

Antes de su visita a nuestro país, en el marco del primer Congreso de Mobbing y Bullying que se realizará en mayo, hablamos con Hirigoyen sobre el acoso psicológico, los perfiles de las víctimas y qué medidas pueden tomarse para enfrentar estas situaciones que pueden llevar a estados de estrés y angustia profundos en quienes las sufren.

El acoso psicológico se puede producir en distintos ámbitos de la vida cotidiana, ¿cómo se detecta?

Lo que llamamos acoso moral o psicológico puede producirse en diferentes contextos: en el trabajo, en la familia o bien en los colegios, entre los alumnos. Consiste en comportamientos repetitivos (palabras, gestos, actitudes) que buscan, consciente o inconscientemente, someter o destruir psicológicamente a otro individuo. Todos estos procedimientos están muy estereotipados: consisten en aislar a una persona, controlarla, ponerla bajo presión, descalificarla, sin que la figura del agresor sea cuestionada, pues la responsabilidad siempre es atribuida a la persona agredida.

¿Cuáles son las características de la personalidad de quienes provocan esas situaciones?

En el plano laboral el agresor puede tener distintos perfiles. Los que más se reiteran son los perversos narcisistas, que son personas centradas en ellas y que no tienen ninguna consideración hacia los demás. Para ellos el otro no es una persona digna de respeto sino un objeto utilizable, al que se puede aplastar sin escrúpulos. Para el agresor es una forma de crecer, anulando a los otros.

Al margen de esto, algunas personas pueden, sin ser malintencionadas, tener comportamientos perversos en determinadas situaciones, por ejemplos si se sienten inseguras o en peligro.

Esto puede ocurrir también con personas obsesivas, extremadamente meticulosas, que verifican todo y que, al estar ansiosas, se vuelven agresivas. También puede pasar en personas que no saben manejar su estrés y que lo transmiten al escalafón inferior o bien en personas que tienen buenas competencias técnicas pero que no saben manejarlas.

¿Y las características de la personalidad de quienes las sufren?

¡Cualquiera pueda ser víctima! No solamente personas frágiles. Todo depende del contexto. Sin embargo, existen personas que resisten mejor que otras, porque tienen una buena autoestima, cuentan con apoyo o no han vivido situaciones traumáticas en su infancia.

¿Influye el género, el nivel socioeconómico, la edad?

El acoso moral toca todos los niveles jerárquicos y todos los estratos sociales y culturales. No obstante, los más jóvenes y las personas mayores son víctimas más frecuentes que los de mediana edad.

En términos macro las mujeres son víctimas de acoso moral con más frecuencia que los hombres, por diversas razones. En primer lugar, porque está ligado al machismo clásico: algunos hombres tienen bajo la mirada de las mujeres comportamientos que no se atreverían a tener bajo la mirada masculina.

También ocurre que profesionalmente las mujeres ocupan más a menudo cargos subalternos, donde tienen menores posibilidades de defenderse. Del mismo modo, cuando una mujer rechaza el acoso sexual es frecuente que sobrevenga el acoso moral.

¿Cuáles son las mayores consecuencias psíquicas para quienes sufren una situación de acoso?

El acoso moral produce estrés y angustia dado que, como todo ocurre en el anonimato, las víctimas responden con conductas inapropiadas. Como la presión persiste por períodos prolongados (meses, a veces años), las personas desarrollan estados de ansiedad crónica. Aparecen igualmente problemas psicosomáticos y estados depresivos, y a veces estados de estrés postraumático.

Lo que diferencia al sufrimiento vinculado al acoso moral del que está asociado a condiciones laborales difíciles o hasta violentas es el sentimiento de humillación y de atentado a la dignidad.

¿Se puede revertir este tipo de situaciones?

Desde el momento en que se sufre por un maltrato, falta de respeto o por no ser escuchado, se debe poder hablar rápidamente con alguien que brinde otra mirada y permita saber si lo que se está viviendo es normal o se trata realmente de acoso moral.

De forma individual, generalmente, no se logra retroceder la situación.

En Francia, las víctimas de acoso moral pueden dirigirse a las asociaciones o a consultas médicas especializadas en patologías profesionales. Los médicos del trabajo así como los servicios de recursos humanos deberían, en principio, poder ayudar a las víctimas.

Antes de recurrir a la Justicia es necesario comenzar a informarse sobre los derechos, sea a través del Ministerio de Trabajo, de un sindicato o de un abogado. Y sobre todo, no hay que quedarse solo.

Montevideo Portal / Inés Nogueiras
Agradecemos a Alejandra Sghirla por la traducción.

Entrevista a Iñaki Piñuel

18.04.2013 16:13

“MOBBING” O ACOSO LABORAL: CAUSAS Y CONSECUENCIAS

No sos vos…

El acoso laboral o “mobbing” produce en quienes lo sufren trastornos psicológicos equiparables a los que viven las víctimas de catástrofes o actos de guerra, afirmó a Montevideo Portal el psicólogo español Iñaki Piñuel y Zabala. “Lo primero que tiene que saber la víctima es que es inocente, porque la repetición del maltrato lleva a que termine creyéndose que lo merece”, dijo.

 

“¿Qué decimos cuando decimos que hay mobbing? Hablamos de un continuado y deliberado maltrato verbal o modal, que se materializa en forma de conductas”, afirma Iñaki Piñuel y Zabala, psicólogo, escritor, investigador y uno de los primeros especialistas europeos en mobbing o acoso psicológico en el ámbito del trabajo y de la educación.

“Una de las grandes acusaciones que se hace incorrectamente al concepto de mobbing es que se trata de algo subjetivo, que depende de la sensibilidad de la persona, de la sensación que uno tenga, y tal cosa es falsa. Cuando hablamos de mobbing son conductas y, como tales, se pueden ver, registrar, medir, cuantificar, grabar en video, en audio. Las conductas de maltrato existen, no son subjetivas”, expresa.

Si yo le grito a una persona, si la insulto, si la humillo en público o en privado, si le dejo sin nada que hacer, si ataco sistemáticamente toda decisión que adopta en el marco de su trabajo, si la desestabilizo emocionalmente intentando perjudicarla, todo eso son conductas reales, no son imaginaciones ni son personas quejicas que de alguna forma se lo inventan o tienen el acoso en sus mentes.

“Esas conductas existen y el problema no es que existan alguna vez, el problema es que en el ámbito del trabajo las conductas de acoso, maltrato y hostigamiento, al repetirse, generan una gran indefensión porque del trabajo no podemos huir y tampoco podemos devolver la agresión, enfrentarla con otra agresión como podríamos hacer en una pelea. Entonces, la persona se ve obligada a mantenerse en una situación que los psicólogos llamamos de indefensión creciente y esa indefensión lleva al daño psicológico, normalmente un daño por estrés post-traumático que es el cuadro por excelencia más diagnosticado entre las víctimas de mobbing”, enfatizó.



“AMENAZA PARA LA VIDA Y LA INTEGRIDAD”

El mobbing conlleva a un trastorno psicológico muy grave en quien lo sufre. Según el experto, el cuadro más habitual es el trastorno de estrés post-traumático y en general, cuando las víctimas llegan a la consulta con el terapeuta, ya es un cuadro crónico de meses o años viviendo en esa situación de maltrato.

“El trastorno de estrés post-traumático es el que comparten las víctimas de grandes catástrofes, violaciones, actos de guerra, actos de terrorismo. En definitiva, quienes sufren mobbing comparten este cuadro con víctimas de grandes amenazas para la vida y la integridad. Puesto que el acoso ocurre en un ámbito, como el laboral, del que derivamos nuestra forma de vida, nuestra seguridad económica y la de nuestras familias, es vivido por las víctimas como un acto de amenaza a la vida y la integridad”, apuntó.

“Por eso al cabo de un tiempo ese maltrato recurrente va a producir cuadros de estrés post-traumático, bajas laborales, personas que ya no pueden trabajar porque están dañadas y situaciones de abandono profesional, personas que no pueden más y dejan sus trabajos, incluso de un día para el otro, porque sencillamente tienen terror de ir al trabajo”, agregó.

“DEVOLVER LA INOCENCIA”

“Lo primero que tiene que saber la víctima de mobbing es que es inocente. Esto es importante porque la repetición del maltrato lleva a que la víctima internalice la culpabilidad que proyecta el acosador. El acosador se las arregla para repetir una y mil veces que la persona no vale, que todo lo que hace está mal, que todo lo que dice es una tontería, que es inepta, incapaz o incluso malvada. Toda esa repetición lleva a una situación en que la víctima internaliza esa oscura imagen que proyectan de ella y termina creyéndose que merece el maltrato”, sentenció Piñuel y Zabala.

Por lo tanto, la primera intervención terapéutica, señaló, es devolver la inocencia a la persona. “Devolverle, convenciéndola a veces -es terrible decirlo- de que no hay nada que justifique el maltrato del que está siendo objeto. No hay nada que pueda validar esas actuaciones hostiles”, concluyó.
Iñaki Piñuel y Zabala, junto a otros especialistas nacionales e internacionales, participarán en Montevideo de un Congreso sobre Mobbing y Bullying que se realizará en los primeros días de mayo. Los detalles sobre el congreso pueden encontrarse en www.congresomobbingbullying.com


Montevideo Portal / Inés Nogueiras

 

Suplemento EL EMPRESARIO de EL PAIS

Expertos reclaman regulación sobre acoso moral en el trabajo

El mobbing produce daños psicológicos y puede desencadenar hasta suicidios; en Uruguay, país que será sede del primer congreso internacional sobre el tema, las denuncias trepan

POR MARIANA GODAY | mgoday@elpais.com.uy

Durante los primeros días el trabajo pintaba bien. Julia se preparaba para un nuevo desafío y confiaba en sus posibilidades de desarrollo. Sin embargo, al año renunció. Los malos tratos, la agresión verbal y el hostigamiento se habían vuelto una constante. En esos meses, sufrió cefaleas producto de las contracturas, insomnio y gastritis aguda. Esto sin contar el deterioro emocional y la sensación de «frustración constante por no poder cambiar la realidad». No sabía el nombre, pero estaba sufriendo acoso moral en el trabajo, también conocido como mobbing.

El de Julia, lejos de ser un caso aislado, se ha transformado en el padecimiento de millones de trabajadores en el mundo. Se trata de un hostigamiento que mantiene tanto el empleador como los compañeros contra un trabajador en particular que puede llevar a la víctima a enfermarse, renunciar y no poder luego reinsertarse en el mercado o incluso a tomar decisiones extremas como el suicidio.

En Uruguay el 75% de las víctimas son mujeres y, pese a que aún no existe una legislación al respecto, se sabe que las denuncias aumentaron un 1.300% entre 2009 y 2011, de las que un 70% provenían de las esfera privada y un 30% de la pública, según datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

Aunque ayudan a dar un panorama de la situación, esos porcentajes no son un fiel reflejo de la realidad ya que los casos que se registran en empresas del Estado suelen ser atendidos por el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) y no están incluidos en el conteo anterior.

«Se sabe que de cada diez personas que sufren acoso durante más de un año, sólo dos logran volver a trabajar en relación de dependencia», explicó la sicóloga Silvana Giachero, experta en acoso moral y presidenta del Primer Congreso Internacional de Mobbing y Bullying, que se llevará a cabo en Uruguay en mayo.

En el país, la carencia de normativa específica da más margen a las irregularidades. Un estudio de 2008 impulsado por Naciones Unidas afirma que en el país un 60% de los funcionarios públicos padece este tipo de acoso y que el aumento en el consumo de drogas y el ausentismo están directamente vinculados al hostigamiento.

Giachero señaló que las estructuras «burocráticas, políticas y rígidas» pueden ser terreno fértil para este tipo de prácticas. Si bien hoy no hay datos sobre las empresas privadas, está previsto realizar mediciones el año próximo.

VACÍO LEGAL

Si bien no hay una normativa específica sobre acoso moral en el trabajo -sí la hay sobre acoso sexual- a nivel general está establecido que el empleador debe ocuparse de la salud física y mental del trabajador.

Giachero aseguró que es necesario contar con reglas claras para poder tener otro marco de acción tanto para prevenir como para actuar una vez confirmado el acoso. De todos modos, actualmente el MTSS concurre a las empresas donde se realizan denuncias y, si comprueba la existencia de mobbing, exige que todo el personal reciba capacitación sobre el tema y que se elaboren protocolos antiacoso como forma de prevención.

El abogado laboralista Fernando Pérez Tabó coincidió en que el país debería tener una ley que otorgue mecanismos para detectar el acoso antes de que ocasione males irreparables. «El acoso moral termina con el trabajador afectado de algún tipo de enfermedad, por lo cual es muy difícil volver para atrás», explicó.

De todos modos, en los últimos años se pasó de considerar como mobbing sólo a los casos que implicaban un despido a incluir también las conductas que se dan durante la relación laboral.

PREVENIR Y NO CURAR

Contar con políticas internas de prevención dentro de las empresas, elaborar protocolos para proceder ante las denuncias y capacitar a los líderes de equipos en la detección de casos de mobbing puede evitar el surgimiento de prácticas de acoso.

«Hay empresas que tienen políticas explícitas donde le hacen saber a los jefes el modo de proceder y la inconveniencia de desviarse de esas prácticas», señaló Pérez Tabó.

A la vez, existen estrategias para identificar un abuso de este tipo, una de ellas es estudiar cómo se conforma el grupo. Sobre el punto, Giachero señaló: «Si empieza a haber ausentismo y tensión en el equipo, si se percibe el miedo y hay tres grupos (el del hostigador, el de los cómplices y la víctima) es probable que haya mobbing en esa empresa». En última instancia, los expertos coincidieron en que es la firma la que debe hacerse responsable por haber contratado a un hostigador.

Por otra parte, según la sicóloga, es necesario que los empresarios «cambien la cabeza» porque estas prácticas no sólo son un problema para la víctima sino también para la empresa y para el país. «Las personas acosadas son más propensas a sufrir accidentes dentro y fuera del trabajo, además esto implica un aumento en la rotación de personal», explicó.

También destacó el costo país que tiene el aumento de casos de acoso laboral en lo que respecta al pago de prejubilaciones por enfermedad y a la cantidad de juicios que se hacen por el tema.

Uruguay concentra 30% de los casos de bullying en la región

El acoso escolar será otro de los ejes temáticos del primer Congreso Internacional de Mobbing y Bullying que se realizará los días 8, 9 y 10 de mayo en el hotel Radisson y que es presidido por la sicóloga Silvana Giachero y la doctora en Leyes Ana Véliz.

No es casual que esta temática haya sido incorporada al congreso, dado que Uruguay cuenta con el 30% de los casos de bullying registrados en América Latina, ocupando así el segundo puesto detrás de Argentina, que es el país con más casos de acoso escolar en el continente.

Esto es aún más preocupante si se tiene en cuenta que la región concentra el 50% de los casos de bullying en el mundo.

 

BULLYING. Congreso sobre acoso escolar

El Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administracion Nacional de Educacion Publica (ANEP) declaro de “interes educativo” el primer Congreso de Mobbing y Bullying o acoso moral en el ambito laboral y escolar. La actividad se desarrollara entrelos dias 8 y 10 de Mayo, en el Hotel Radisson de Montevideo.

El Pais 17 de Abril de 2013.

 Congreso sobre Bullying y Mobbing en mayo, en Montevideo.

“LO QUE NO SE VE”

“Cada vez hay más violencia en los vínculos humanos y menos límites”, dijo a Montevideo Portal la Psic. Silvana Giachero, especializada en Mobbing y Bullying, dos fenómenos de acoso moral que se abordarán en un Congreso en mayo.

Silvana Giachero es psicóloga y fundadora de la Asociación Contra el Acoso Moral y Laboral en Uruguay. Hablamos con ella sobre el Mobbing y el Bullying, dos tipos de acoso moral que en los últimos años han cobrado una visibilidad muy fuerte y sobre los que se realizará por primera vez un Congreso en nuestro país.

Un poco de historia

“El Mobbing y el Bullying siempre han existido, pero recién en la década del setenta se comienza a utilizar ese término en Suecia, introducido por el psicólogo Heinz Leymann quien lo tomó del etnólogo Konrad Lorenz, científico que aplicó ese término a las conductas agresivas de los animales”, comentó Giachero.

A raíz de ese concepto de Mobbing, “el médico sueco Peter-Paul Heinemann lo tomó para para explicar las conductas de violencia de los grupos en las escuelas y en 1972 publicó el primer libro en que se aborda el Bullying”, agregó.

Marie France Hirigoyen (una de las especialistas que vendrá al Congreso del año próximo) “se convierte en la pionera al introducir el nombre ‘acoso moral laboral’ y en 1995 publica, en Francia, una memoria titulada: La destruction morale, les victimes des pervers narcissique”, relató.

Algo hay que hacer

“Si bien la violencia psicológica existe desde siempre en la sociedad, es relativamente nueva su denominación y las investigaciones al respecto. Pocos países en el mundo tienen leyes que amparen a las víctimas”, expresó Giachero.

La psicóloga contó que a fines de 2006 comenzó a trabajar estos temas en nuestro país, y que era común que quienes tomaban contacto con el problema confundieran el acoso moral laboral con acoso sexual. “El Ministerio de Trabajo en el año 2008 tuvo que armar una oficina para recibir este tipo de denuncias y han avanzado mucho desde esa fecha a la actualidad, inspeccionando e interviniendo en empresas e incluso multando”, comentó.

“No hay investigaciones en Uruguay sobre Mobbing, pero cifras que no han sido publicadas oficialmente hablan de un 60% de casos en la Administración Pública”, agregó Giachero.

En tanto, sobre el Bullying se comienza hablar hace dos años en el Uruguay. “Actualmente algunos colegios están tratando el tema, capacitando a padres, alumnos y docentes”, dijo Giachero quien agregó que según una investigación en Latinoamérica, realizada por las Naciones Unidas, la región tiene un 50% de casos de Bullying y Uruguay un 30%, siendo el segundo país en Latinoamérica.

A la luz

El Mobbing y Bullying como fenómenos sociales comenzaron a tener una mayor visibilidad en los últimos años y son temas que, afortunadamente, se instalaron en la agenda pública.

“Su visibilidad por suerte es mayor. René Girard, sociólogo que investiga estos temas, dice: ‘Para favorecer la violencia colectiva, hay que reforzar su inconsciencia. Y, al contrario, para desalentar esa violencia, hay que mostrarla a plena luz, hay que desenmascararla'”, enfatizó Giachero.

“En Uruguay la estrategia que venimos siguiendo desde el 2006 es hablar, informar, capacitar, justamente es la manera de hacerla visible. Pero también ha crecido en los últimos años: no solo hay más denuncias porque las explicitamos, sino porque cada vez hay más violencia en los vínculos humanos y menos límites, parece que para alcanzar el éxito y tener poder, todo vale”, reflexionó.

Víctimas y victimarios

“Cualquiera pude ser víctima, no hay un perfil, ya que si lo hubiera estaríamos justificando al hostigador”, comenta la experta.

“En mis años de experiencia, atendiendo a más de 500 personas que sufren Mobbing, y según las investigaciones, se puede decir que las personas más vulnerables socialmente como las mujeres, discapacitados, etc., suelen ser más el foco de los ataques a la moral y dignidad. Pero más importante aún es destacar que quienes han sido víctimas de violencia en la familia y en la escuela (Bullying), son quienes suelen luego ser víctimas de Mobbing. Por ello vi la importancia de juntar ambos fenómenos en un solo congreso, ya que no son aleatorios, están estrechamente vinculados y debe prevenirse en las escuelas”, destacó.

Giachero dijo que si bien cada vez hay mayor conciencia sobre el problema, siente temor de que “se hable y se dramatice con términos como epidemia, psicosis o moda, que se le quite la importancia y seriedad que tiene el tema”.

“La realidad es que si bien más personas consultan y denuncian, y el Ministerio de Trabajo y las escuelas están haciendo cosas, esto recién empieza, pues la actitud de las empresas e instituciones escolares es tender a negarlo o minimizarlo, como la forma de escapar para no abordar un tema tan complejo. Es tapar el sol con un dedo”, destacó.

“Justamente el congreso pretende poner sobre el tapete esta violencia que crece en la invisibilidad y en el silencio de los cómplices”, concluyó la psicóloga.

Sobre el Congreso

El Congreso sobre Mobbing y Bullying se realizará en Uruguay el 8, 9 y 10 de mayo en el Radisson.

Declarado de interés ministerial, este encuentro contará con la presencia de los principales expertos mundiales en estas problemáticas y será el primero en el mundo que unirá las visiones actuales sobre estos dos tipos de violencias psicológicas.

Organizado por ACAMLU (Asociación Contra el Acoso Moral y Laboral en Uruguay) y Nextrip contará con la destacada presencia de los especialistas extranjeros Marie France Hirigoyen, Iñaki Piñuel, Luis de Rivera y la Red Pridicam, además de la participación de profesionales de nuestro país que aportarán desde la investigación, experiencia y terapéutica al estado actual de la temática.

Montevideo Portal

 

ELPAIS.com.uy

LA MAYORÍA DE LAS AGRESIONES OCURRIÓ EN EL SALÓN DE CLASE

Acoso: 1 de cada 6 alumnos lo sufrió.

Uno de cada seis alumnos de segundo año en liceos privados declara haber sido víctima de acoso escolar mientras que el 83% admite que “alguna vez” lo sufrió.

Los datos surgen de un estudio realizado por Fernando Otero, Fernando Salas y Fernanda Lozano y será presentado en el primer Congreso Internacional de Mobbing y Bullying que se realizará en Montevideo y en el que disertarán varios de los principales expertos mundiales en la temática.

El estudio revela que el 63% fue agredido por varones, 12% por mujeres y 21% por personas de ambos sexos. La mayoría de las agresiones ocurrieron en el salón de clase (69%), 50% en el patio y 22% en pasillos.

Salas dijo que la cantidad de niños que buscan ayuda es muy baja. De ellos, en el centro educativo lo hace un tercio, en la casa pide ayuda el 40% y el 50% le pidió ayuda a sus amigos.

El evento, que se realizará en el hotel Radisson, contará con la presencia de expertos de España, Francia, México, Chile, Colombia y Uruguay que desde diferentes enfoques y especializaciones, analizarán técnicas para prevenir, detectar y sancionar el acoso en el ámbito laboral (mobbing) y el acoso a nivel educativo (bullying).

En el programa se destaca la participación de la experta francesa Mary France Hirigoyen y de los españoles David González Trijueque e Iñaki Piñuel y Zabala, tres de los principales referentes mundiales en la materia.

“En Uruguay las cifras son alarmantes; ha habido un crecimiento en las estadísticas de las personas que sufren diferentes tipos de acoso, violencia que comienza en la edad infantil y que en nuestro país tiene un porcentaje muy elevado a nivel laboral”, destaca la gacetilla de prensa que anuncia el evento.
El congreso, donde habrá 20 conferencistas del exterior y 18 uruguayos, es organizado por la Asociación contra el Acoso Moral y Laboral en Uruguay (Acamlu) y la agencia de viajes Nextrip y, entre otros, cuenta con el auspicio de El País.


Dejá un comentario